Gatwick incidente con drones

Gatwick incidente con drones

Según diversas fuentes varios vehículos no tripulados aparecieron el miércoles en la noche en Gatwick, el segundo aeropuerto más grande del Reino Unido, solo unos días antes de Navidad, momento en el que el aeropuerto suspendió toda actividad.

Imagen de la aplicación flightradar24 que muestra la inactividad aérea en el aeropuerto de Gatwick la noche del pasado día jueves 20/12/2018 tras la suspensión de la actividad aérea por las autoridades aeroportuarias a causa de supuestos incidentes con aeronaves no tripuladas.

Las aeronaves no tripuladas aparecieron el miércoles por la noche y fueron vistos hasta el jueves, lo que originó tres interrupciones del servicio hasta el viernes por la noche. Según Reuters  los drones reaparecían cerca del aeropuerto cada vez que las autoridades intentaban reabrir la pista para los vuelos. Según el New York Times , más de 1,000 vuelos fueron afectados por el incidente.

Las medidas de seguridad y suspensión se alargó hasta el viernes 21 de diciembre a las 06.00 GMT, con numerosas cancelaciones y retrasos en los vuelos programados y un nuevo cierre de poco más de hora y media a las 17.10 GMT.

Las autoridades aeroportuarias, que han trabajado estrechamente con la policía y con el Ejercito británico para solventar el incidente, han contabilizado 1.000 vuelos y más 140.000 pasajeros afectados.

La policía dice que la investigación está en curso y el ejército estaba desplegado para evitar que otras incursiones con aviones no tripulados cerraran el espacio aéreo de Gatwick. Y que no hay indicios de que esté «relacionado con el terrorismo».

la policía sigue afirmando que había numerosos informes de testigos que dijeron haber visto una aeronave o aeronaves no tripulados.  Las autoridades también reconocen que en la comunicación mantenida con los ministros se produjeron fallos de comunicaciones y malentendidos. Se da a entender que pudieron ser causa de que en los medios se diera la voz de alarma que el incidente había sido causado por drones sin realmente tener la certeza de ello.

Un matrimonio fue arrestado como sospechosos de provocar dicho incidente y fueron liberados después de 36 horas de interrogatorio. Las últimas noticias es que la policía ha confirmado que los arrestados ya no son sospechosos.

Chris Woodroofe , el director de operaciones de Gatwick, calificó el incidente como un «problema sin precedentes». «Esto no es un problema del aeropuerto de Gatwick», dijo Woodroofe. «Ni siquiera es un problema del Reino Unido. Es un asunto internacional «.

Liz Sugg, la ministra de aviación dijo a los Lords que nuevas leyes significarían que a partir de noviembre de 2019 se registrarán nuevas compras y que los operadores tendrían que cumplir nuevas normas de seguridad.

la portavoz del transporte del Partido Liberal Demócrata, Jenny Randerson, dijo que el incidente en Gatwick «demostró la aterradora facilidad con la que los aviones no tripulados pueden infligir daños masivos a nuestra seguridad aérea, y a nuestra economía».

El sindicato de pilotos Balpa, que ha estado haciendo campaña por leyes más duras después de un número cada vez mayor de supuestos incidentes entre drones y aviones comerciales, reclama ampliar la zona de exclusión de drones alrededor de los aeropuertos, que se introdujo este año, a 5km (3 millas). Brian Strutton, secretario general, dijo: «Este incidente también refuerza la necesidad de registro y licencia de los operadores para que la policía pueda localizar y rastrear drones».

Todo lo acaecido con este incidente nos inlina a sacar una serie de conclusiones para el futuro próximo del sector, más allá de nuestras fronteras.

  1. Necesidad por parte de las autoridades aeroportuarias de incluir sistemas de defensa antidrones. Por lo que en este sentido parte de empresas del sector dedicado a sistemas antidrones se verán beneficiados.

En este sentido “es una moneda de doble cara”. Por un lado, el sector puede verse beneficiado, aunque por otra parte este mayor control de las aeronaves civiles sin una reglamentación clara en este respecto puede poner en grave riesgo la operabilidad de otras empresas del sector.

  1. Nuevas medidas de seguridad en infraestructuras críticas que afectan al sector de los UAVs

Lo que está bien claro es que ya hemos visto que cualquiera puede robar un vehículo y provocar un grave incidente de seguridad ciudadana incluso en lugares públicos o infraestructuras críticas y no por ello se restringe la venta ni se regula el sector del automóvil. Igualmente, incidentes peligrosos pueden ocurrir en sectores regulados como las armas u otros similares donde la compra, la posesión y la venta están fuertemente reguladas en nuestro país.

Este tipo de situaciones es muy difícil de evitar. Sólo por parte del estado proteger y aumentar la seguridad de los lugares más sensibles de provocar incidentes graves o peligrosos.

Por ello en este sentido nuestra posición es clara; la responsabilidad en la seguridad de los aeropuertos, o infraestructuras críticas es claramente dependiente de las autoridades competentes. Porque las operadoras legales que actúan bajo el amparo de la ley y de acuerdo a la legislación y rara vez cometerán este tipo de acciones, aunque hablemos de irresponsabilidades.

Esperemos que los organismos reguladores de los UAVs también lo entiendan así a nivel europeo y nacional a la hora de instaurar nuevas normativas.

  1. Necesidad de aumentar la responsabilidad gubernamental de venta de aeronaves y de algún tipo de control a la venta de las mismas, necesidad de coordinación y cooperación de las principales empresas fabricantes.

Por supuesto es un tema recurrente, si cualquier aeronave se puede vender a cualquier persona en cualquier medio de venta sin ningún tipo de control de la aeronave ni del comprador, el uso que se pueda hacer de la misma es susceptible de provocar incidentes no deseados de seguridad accidentales o inclusivamente intencionados por determinadas personas irresponsables o peligrosas.

En el mercado hay muchos aparatos regulados que usados por la persona equivocada o de forma malintencionada puede ser un riesgo importante para la seguridad de terceros. Una aeronave no tripulada es susceptible de manipular y ser usada de muchas maneras maliciosas contra terceros. Es un hecho, pero se sigue vendiendo sin ningún tipo de control ni restricción incluso en grandes superficies como un aparato de tecnología, como si de una cámara fotográfica se tratase. Igualmente, para usarla de forma comercial hay que cumplir una regulación bastante compleja y a la hora de compra no se exige ninguna documentación adicional para uso comercial.

Desde luego por nuestra parte si que estamos a favor que se regule la venta y compra de estas aeronaves sujetas a regulación aeronáutica por lo menos en lo que se refiere a aeronaves de categoría profesional.

  1. Mayor urgencia en la aplicación de las nuevas normativas europeas en cuanto a la legislación y uso de aeronaves no tripuladas que están por venir ya por parte de la UE y de cada país miembro.

Por supuesto ya es habitual, casi como norma, la regulación de los RPAS siempre viene con retraso y “con flecos”. La tecnología va siempre por delante de la regulación, y en este sector, aún más. Por lo que esta urgencia no le pilla por sorpresa al sector, de hecho, las operadoras estamos siempre esperando a la nueva normativa “como agua de mayo”, porque cada cambio es positivo para el sector, va filtrando poco a poco otros agentes del sector que no cumplen fielmente la regulación, y deja las cosas mucho más claras y mucho más definida la operativa para cada caso para las operadoras que quieren ver evolucionar el sector con un marco regulatorio adecuado al uso comercial de los RPAs.

Fuentes:

www.Therguardian.com

www.News.com.au

www.gizmodo.com.au

www.eldiario.es